poema 25

Gracias por marcharte de mi vida…

Gracias por marcharte de mi vida,

así, sin avisar,

por la puerta de atrás,

sin hacer ruido,

pareciendo, quizá a tus ojos,

desde luego no a los míos,

un poco cobarde.

Has hecho bien,

porque en esto nuestro,

el cobarde he sido yo

por no haberte echado (de mi vida),

cuando debiera haberlo hecho,

antes de que llegase a hacerte daño,

como creo ha sucedido.

Las cosas son así,

uno nunca entiende

como le vendrá la vida,

por eso es vida,

¡Así es la vida!

disfruta de ella, te deseo:

que no te marches nunca de tu vida.

4 opiniones en “poema 25”

  1. Mmm… no, no lo creo. Seguramente no se trata más que de una práctica de escritura, no recuerdo si iba dirigido a alguien en concreto.
    Gracias por pasar y comentar.

    E.J.

Deja tu opinión, siempre sirve.