cuaderno austral (2):

2

inicio de viaje

(Todo viaje contiene mil preguntas, y mil justificaciones, y mil divagaciones o razones para arrepentirse de lo que sea)

En el aeropuerto. Aguardo

con expectativa de viajero,

que no comienza a serlo

hasta ser consciente de que no existe marcha atrás.

No lo soy, no acostumbro, no suelo viajar,

no soy gregario, tampoco soy de transitar,

por eso, ahora me siento incómodo

en esta sala de espera aeroportuaria

mediadora de mi destino austral.

Y cuando la expectativa torna en realidad

y el resto de los rastros, sabores

de aquí ¿es que se vienen conmigo?…

No, estos: olores, contradicciones…, todo

se queda aguardando mi regreso.

Los viajes de quienes no viajan son así;

podría dar media vuelta,

¿y volver de mi viaje? ¿De qué viaje?

Expectante, espectador, megafonía, un rastro

y la parte de soledad que me corresponde.

Y otra vez la megafonía.

Corro, porque ya no especulo.

Rastros sobre la pasarela suspendida.

Corro y me dejo atrás,

y entro en el avión,

y éste  atruena, y se yergue,

y el aeropuerto desciende, desciende…

y al final, se pierde,

y me pierdo.

2 comentarios

Deja tu opinión, siempre sirve.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.