cuaderno austral:

Amanecer austral
proyectándose sobre el Mar de Plata…

5

resonancias de filial evocación y 3

(«Me precede un siglo, pero ¡eso no es “na”»)

Amanecer austral

proyectándose sobre el Mar de Plata.

De mi horizonte llego; al fin.

Me precede un siglo de desencuentro,

pero, ¿qué es eso? ¡Cien años no es na!

Apocopa el bandoneón

y por eso repienso:

¡Qué tontería, qué estupidez es esto del tiempo!

¿Qué más da uno que cien?

Que yo vengo a encontrar,

y sin concesiones,

sin parar a pensarlo

rastreo tus pasos,

y te pregunto, o le pregunto

al aire de este Baires que respiraste:

¿Dónde estuviste, dónde estás?

¡Que yo vengo a reencontrar!

En una hora a reencontrar…

¡Y sí, ya sé!, son cien años…

Pero ¡cien años no son na!

Apocopa el bandoneón.

No me canso de repetirlo:

vengo porque regreso.

¡Sí! Regreso a mi América,

al Mar de Plata,

donde el amanecer austral

proyecta el horizonte

de uno o cien años,

¿qué más da?

2 opiniones en “cuaderno austral:”

  1. …Primero tenías que contemplar esta panorámica del Mar de Plata y ahora ya sí, nos vemos en tierra.

    E.J.

Deja tu opinión, siempre sirve.