cuaderno austral (8):

…no sé adonde, pero llegué.

8

vagando en Palermo Viejo

(Atrapado, llevado, traído…)

…porque quizá permití que fuera así.

Las calles eran estrechas,

las edificaciones difusas, en cierto modo

difusas. Me vi envuelto por el gentío

de las tres cuadras de Palermo Viejo.

Rodeado de diversión; ya está,

me supe extraviado. Me compré un libro,

hablé con un taxista

que se las arregló para estafarme.

Rodeamos tres veces las tres cuadras,

mas al fin llegué, no sé adonde

pero llegué. Y entonces compré otro libro,

tal vez el mismo libro que, pensé,

jamás leería; por tercera vez se repitió todo,

y entonces (aunque no podría asegurarlo)…,

el caso es que sólo entonces percibí,

desdibujarse el dichoso taxi, las edificaciones…

Fui abandonado en algún lugar de las tres cuadras.

Y por fin abrí el libro, y me hallé en él,

atrapado, vagando en Palermo Viejo.

2 opiniones en “cuaderno austral (8):”

  1. Así me encuentro yo, no sé si atrapada y o vagando «solitaria» por este cuaderno austral.

  2. Hola Pura.
    Sé, porque lo veo en las entradas a la página, que entra más gente aunque no comente. Las ciudades grandes y el «turisteo» individual tiene eso, que estás rodeado de gente pero se interactúa con pocos… Seguiré subiendo el cuaderno para todos.
    E.J.

Deja tu opinión, siempre sirve.