cuaderno austral (11): la boca y el camino

Camino del Caminito, camino de caminantes…

11

la boca y el camino

(Camino del Caminito, camino de caminantes…)

Camino del Caminito, remezcla

de transeúntes de cielo gris.

¡Y alegres! afirma uno.

E impropios señala otro.

Apropiados pienso yo, sustantivos

de esta calzada lustrada,

por el obsequio de un cielo

que rediseña adoquines,

que a las casas colorea

adecentando fachadas,

espejando sus ventanas,

entreabriendo las puertas

del caminito de todos.

Refluye el camino, arrastrando

extraviados sentires, abocetando

con su herrumbre el legado

de un tren que ya no existe.

Caminito de caminantes

que antaño, emigrantes,

fueron por fin deglutidos

por esa madre insaciable

llamada Pampa, madre que ahora

devuelve su fruto;

así lo recita el tanguista:

Camino del Caminito, corazón

del país que acogió, que adorna

y espeja de sustantivo color

descubriéndose al turista.

Y todo lo escenifica, el sudor

de dos cuerpos, dos danzantes

retorciéndose al son de una guitarra,

y de una voz y de un bandoneón.

Percibo que son, embajadores

de mi turbación austral,

representantes del cielo

que me ha traído hasta aquí.

Camino del Caminito,

que al fondo de un estuario

existe un mar enfermado,

pretérito, sedimentado en La Boca.

Todo pasado la tiene: boca

con hambre, y culo, y luego hedor,

y a veces, de nuevo color.

Quería venir hasta aquí,

Camino del Caminito.

Un comentario en “cuaderno austral (11): la boca y el camino”

Deja tu opinión, siempre sirve.