cuaderno austral (28, y último): el naúfrago

28

el naúfrago

Madrid, en Buenos Aires y en Madrid.

Atlántico océano, un estelado pez,

porfía nadando detrás del “jet,”

el rumbo trazado que dirige a ti.









Te traigo un regalo, ofrendado,

guardado en vidrio de redoma,

cántico de marinero, zaloma,

recibe este mensaje cifrado.





Sí, amenazo con llegar, transeúnte

ido y bienvenido, eso ansío,

ofrezco para ello pobre adjunte:





Regreso nada más con lo que soy,

servil, y amante de un desafío.

Transido viaje, si no sirve de coy.

Deja tu opinión, siempre sirve.