cuaderno austral (28, y último): el naúfrago

28

el naúfrago

Madrid, en Buenos Aires y en Madrid.

Atlántico océano, un estelado pez,

porfía nadando detrás del “jet,”

el rumbo trazado que dirige a ti.









Te traigo un regalo, ofrendado,

guardado en vidrio de redoma,

cántico de marinero, zaloma,

recibe este mensaje cifrado.





Sí, amenazo con llegar, transeúnte

ido y bienvenido, eso ansío,

ofrezco para ello pobre adjunte:





Regreso nada más con lo que soy,

servil, y amante de un desafío.

Transido viaje, si no sirve de coy.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.