Un premio que recibe un «colega»

En este difícil y complicado mundo de los que escribimos por vocación o algo así, siempre es grato enterarse de que a un «colega» se le da un premio. Conocí a Mariano Monge (lo conocí por sus textos que no nos conocemos en persona) gracias a una novela corta a la que quise dar el primer premio de un prestigioso premio…, no pudo ser, el jurado lo componíamos varias personas y mi relato favorito: «LA LUZ DE LAS ANTÍPODAS», cuya lectura recomiendo, se me quedó el segundo. En fin, ahora veo que a Mariano se le ha concedido un premio (XX premio de narrativa Géminis) y un servidor se siente doblemente contento, primero, porque Mariano haya ganado el premio y segundo, porque mi vanidad de algún modo se ve compensada con mi fallida elección.

Una vez más, felicidades Mariano.

E.J de Lara

Deja tu opinión, siempre sirve.