TURNO DE NOCHE

Desde que yo también tengo turno de noche apenas coincidimos. Tiempo atrás, cuando podía acompañarlo en sus correrías nocturnas, lo pasábamos genial. Naturalmente eran otros tiempos, y ya se sabe que las circunstancias son como los tiempos, cambian.
Tuve que aceptar el empleo, la necesidad de una vivienda y los gastos que conlleva la sociedad moderna, trastoca cualquier rutina por muy adaptados a ella que nos encontremos.
En fin, lo cierto es que lo de ahora tampoco es tan malo, más o menos nos hemos acostumbrado a nuestra novedosa situación y además: no hay mal que dure mil años… ¿O eran cien? ¡Bah! Da lo mismo, cuando existe complicidad el paso del tiempo supone una minucia; más en nuestro caso.
Es por eso que cada tarde, a la caída del sol y antes de salir para el trabajo, le plancho una camisa y le dejo preparado su capote preferido; sí, ése, el de las solapas levantadas… ¡Mira que le queda bien al joío!
Lo que más extraño, es no poder verlo con su atuendo recién enfundado. No son celos, pero me da rabia imaginar, que sean otros ojos los que así lo contemplen a la vuelta de cualquier esquina, aunque sepa de sobra que dichas circunstancias… ¡Ejem! Vamos, que echo de menos escuchar el despertador a medianoche, levantarme con él, disfrutar del modo en que, prolijo, se viste para salir a lo suyo…
Eso sí, me lo tiene prometido, en cuanto pase el «pico carnavalesco» de este año, vendrá a hacerme compañía algunas madrugadas al hospital, a pesar de que no para de repetírmelo: ¡Nunca me ha gustado la gente pachucha que hay en estos sitios! Y su recelo es comprensible, pero le tengo preparada una sorpresa. Cuando venga lo llevaré de visita al banco de sangre y nos embriagaremos tomando unas bolsas de nuestros grupos de plasma preferidos. Ya me ocuparé yo, de que no se eche en falta la desaparición. Y es que unos pocos litros no van a ninguna parte.

2 opiniones en “TURNO DE NOCHE”

  1. Muy bien escrito, Vas aprendiendo mi compadre. Lo comparto en feis book. ¿ Es de ahora? o? es de lo tenias guardado en el cajón?. Sigue deleitandonos con tus escritos. Un beso salvando la distancia aconsejada por las autoridades.

  2. Gracias «Anónimo». Es de hace tiempo aunque está «remasterizado» anoche y ahora mismo; creo que ahora está mucho mejor. Y bueno, a distancia vale, un beso, hetero, eso sí.

Deja tu opinión, siempre sirve.