FIN

Traicionadas por sus propios acólitos los minutos, los segundos, las décimas de segundo… Todos los que ocupaban el espacio que media entre una y otra las abandonaron al unísono, y entonces ellas, las horas, se detuvieron; desaparecieron para siempre, y con éstas también lo hizo el tiempo.

4 comentarios

  1. ¡Hombreee… o mujer! No, eso no, no te dejes desaparecer.
    Saludos y buen día.

    E.J.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.